18 de noviembre de 2019

CREANDO REDES



CREANDO REDES

Organizando la expedición del barco “Endurance” a la Antártida, cuentan que el explorador Ernest Shackleton puso un anuncio en el periódico para buscar marineros, que decía: “Se buscan hombres para un viaje peligroso, frío intenso, peligro constante…”  

En la actualidad, la gran aventura que nos toca vivir es recuperar y cuidar este planeta que tantas personas nos fueron descubriendo. Nuestro viaje debería conducirnos a cuidar los bosques, reducir la contaminación, trabajar por el reciclaje, evitar los plásticos… Esta vez han sido las personas jóvenes las que han salido a la calle, nuestros hijos e hijas han decidido luchar por cambiar el clima, por mostrarnos que otro mundo es posible.
Hay muchas organizaciones que llevan años trabajando por el medioambiente. Desde FapaRioja queremos hacer nuestra pequeña aportación, dentro del campo de la educación, trabajando proyectos locales que se unan a otros muchos, para hacer un gran cambio global.

Este año tenemos dos programas que relacionan educación y medioambiente. Por un lado, los Entornos Escolares y los itinerarios para ir a los centros educativos. En poblaciones grandes las primeras horas de la mañana se convierten en un problema de circulación y de vehículos en doble fila cerca de los colegios. Necesitamos empezar el día sin tanta tensión, ruido y contaminación. Ir caminando, en bici o en transporte público, poder ir hablando con nuestras familias, con nuestros compañeros y compañeras.

La Asociación Española de Pediatría dice que “Ir caminando al cole supone una vacuna para nuestros niños y niñas” Prevenir la obesidad y mejorar la contaminación, desplazarse a clase un kilómetro ida y vuelta representa más del 60% del ejercicio recomendado en la infancia.
Hay proyectos en marcha como el Pedibús del CEIP Caballero de la Rosa, y muchas otras posibilidades para crear una movilidad segura y autónoma de la infancia.

Por otro lado, queremos desarrollar un programa para favorecer el mantenimiento y mejora de las Escuelas Rurales. Estos centros educativos son el futuro de los pueblos; donde haya una escuela hay posibilidad de que se instalen nuevas familias a vivir.
Estas escuelas mezclan tradición e innovación para favorecer el aprendizaje de las criaturas. Aulas con distintos niveles interrelacionados, procesos de aprendizajes más personalizados, favoreciendo la inclusión, en contacto constante con su entorno y una relación más cercana entre el alumnado, profesorado y familias.
Mantener estos aprendizajes y dotarles de recursos para conservar la escuela rural es cuidar de la vida en los pueblos y con ello de una forma de vida más respetuosa con nuestro planeta.

Con estos objetivos nuestro primer planteamiento es crear una red de personas, familias, profesorado y agentes sociales que tengan interés por estas propuestas, una red que transmita informaciones y propuestas y que pueda redistribuir en sus entornos. Si tenéis interés en formar parte de esa red de Entornos Escolares o de Escuela Rural, transmitírnoslo a través de nuestro correo faparioja@faparioja.org
Subámonos al barco para aventurarnos en la transformación de nuestra sociedad en un mundo mejor.