10 de diciembre de 2019

Día de los Derechos Humanos . 10 de diciembre


Día de los Derechos Humanos . 10 de diciembre

Textos de la página de Naciones Unidas para el día de los derechos humanos.

https://www.un.org/es/observances/human-rights-day

 "¿Dónde empiezan los derechos humanos universales? En pequeños lugares, cerca de casa; en lugares tan próximos y tan pequeños que no aparecen en ningún mapa. (...) Si esos derechos no significan nada en estos lugares, tampoco significan nada en ninguna otra parte. Sin una acción ciudadana coordinada para defenderlos en nuestro entorno, nuestra voluntad de progreso en el resto del mundo será en vano
Eleanor Roosevelt
¡Jóvenes por los Derechos Humanos! 
El Día de los Derechos Humanos se celebra cada 10 de diciembre, coincidiendo con la fecha en que la Asamblea General adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos, en 1948. Se trata de un documento histórico que proclamó los derechos inalienables inherentes a todos los seres humanos, sin importar su raza, color, religión, sexo, idioma, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, propiedades, lugar de nacimiento, ni ninguna otra condición. Es el documento más traducido del mundo y está disponible en más de 500 idiomas.
Después de un año marcado por la celebración del 30º aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño en noviembre de 2019, nuestro plan es aprovechar esa energía ya generada y destacar el papel de liderazgo de la juventud en los movimientos colectivos como fuente de inspiración para un futuro mejor.
Bajo el paraguas del llamamiento genérico "Defender los Derechos Humanos", nuestro objetivo es celebrar el potencial de los jóvenes como agentes constructivos del cambio, ampliar sus voces e involucrar a una amplia gama de audiencias globales en la promoción y protección de estos derechos. 

¿Por qué los jóvenes?

  • La participación de la juventud es esencial para lograr un desarrollo sostenible para todos
    La participación en la vida pública es un principio fundamental de los Derechos Humanos. Los jóvenes buscan participar en todas las decisiones que tienen un impacto directo e indirecto sobre su bienestar y debemos escuchar sus opiniones para poder tomar decisiones más efectivas y sostenibles para todos.
  • Los jóvenes pueden desempeñar un papel crucial en el cambio positivo
    La juventud siempre ha sido la principal impulsora de la transformación política, económica y social. Son los jóvenes los que están a la vanguardia de las movilizaciones de base por un cambio positivo y aportan nuevas ideas y soluciones para conseguir un mundo mejor.
  • Empoderar a los jóvenes para conocerlos mejor y reclamar sus derechos generará beneficios a nivel mundial
    Los jóvenes a menudo están marginados y tienen dificultades para acceder y disfrutar de sus derechos debido a su edad. Debemos defenderlos y empoderarlos. Sólo de esa manera seremos capaces de conocer mejor a los jóvenes e incluirlos en un debate que generará beneficios a nivel mundial.


  • Nunca se es demasiado joven para cambiar el mundo
  • La participación de los jóvenes es esencial en la consecución de un desarrollo sostenible.
  • La juventud puede jugar un papel crucial para conseguir impactos positivos.
  • Empoderar a los jóvenes para conocerlos mejor y reclamar sus derechos generará beneficios a nivel mundial.

1 de diciembre de 2019

Documento Base de FapaRioja para el curso 2019-2020 ( II )



Segunda parte del  documento base para este curso 2019-2020, con los proyectos en los que queremos trabajar y las necesidades que creemos deberían ser cubiertas para la mejora de la educación en La Rioja.

A lo largo de estas semanas iremos publicando  en este blog, todos nuestros planteamientos  desarrollados en ese documento, para mostrar cual es nuestra línea de trabajo, un ideario basado en el aprendizaje y el desarrollo de nuestros niños y niñas.


ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD: PERSONALIZACIÓN E INCLUSIÓN


El sistema actual no permite la supervivencia dentro de él a los “diferentes”, quien no es capaz de entrar en el rango de lo “normal” está condenado al fracaso. Como sabemos que ese cambio educativo que reclamamos tardará en llegar, pedimos que se implementen los apoyos y los recursos que permitan a todo el alumnado conseguir el éxito escolar.

El nivel de fracaso escolar en España es insostenible, algo falla en la detección y adopción de medidas con los alumnos que por sus características específicas (altas capacidades, dificultades de aprendizaje, etc. -mencionamos aquí las etiquetas, aunque consideramos que toda persona requiere una personalización para desarrollar su plena potencialidad en el aprendizaje y alcanzar el éxito escolar, entendido este según los baremos actuales de superación de los estándares establecidos) precisan de adaptaciones que ajusten la estandarización del currículum y la metodología a ritmos y estilos diferentes.
 Estas adaptaciones, en la mayoría de los casos y cuando existen, son insuficientes debido a la falta de recursos, materiales, técnicos y humanos; al desconocimiento por parte del profesorado de la existencia, naturaleza y alcance de los fenómenos que se encuentran en el aula; en definitiva, a la falta de un plan director de educación personalizada e inclusiva realista y eficaz, que responde, una vez más, a una ausencia de visión y voluntad política.
Es también insostenible que la atención imprescindible que requieren estas niñas y estos niños dependa de una ampliación de las horas de trabajo fuera del sistema escolar, de los recursos económicos de las familias y de la suerte, mayor o menor, de dar con buenos profesionales que detecten a tiempo y con precisión, e intervengan en cada caso de forma iterativa con pertinencia y eficacia.


Solicitamos también la reversión del actual sistema de becas para estas familias. No sólo suponen un parche para la auténtica dotación económica que debería proporcionar el sistema público, sino que se convierten en un instrumento de picaresca para los propios gabinetes que prestan el servicio, con una dudosa eficacia desde el punto de vista de la justicia social.
También segregan, estableciendo la línea de concesión a la condición de discapacidad. Buscar esta nueva etiqueta para obtener la ayuda económica conlleva necesariamente la adopción de un estigma de por vida, por un lado. Por otro, dejan en la cuneta a todas aquellas personas que, no siendo etiquetadas con ‘discapacidad’, no pueden acceder a ningún tipo de ayuda para la imprescindible ayuda profesional que los propios servicios de orientación aconsejan a las familias contratar para que sus hijos e hijas reciban la intervención que ellos mismos indican, dada la certeza de que los mismos centros no pueden proporcionarla.

Se necesitan recursos, orientadores, profesores de apoyo y nuevas estrategias para empujar a los alumnos/as con necesidades especiales a alcanzar los objetivos. Y creemos, que esas ayudas (diagnóstico e intervención) en las edades más tempranas, son indispensables para garantizar el desarrollo adecuado de cada persona, en primer lugar.

En segundo lugar, desde el punto de vista económico, proporcionar estas ayudas en el momento oportuno supondría un extraordinario ahorro de recursos en etapas posteriores.

En este sentido vemos claramente que debemos comenzar a trabajar ya en una inclusión real, que se base en la personalización de los aprendizajes y que salga de esa visión de talla única que se da en la gran mayoría de los centros escolares. De hecho, este es el gran foco donde debemos poner nuestra máxima atención: en que nadie se quede atrás… ni por exceso, ni por defecto.

Solicitamos mejorar los proyectos para la inclusión favoreciendo nuevas estrategias y recursos que sean una solución para su educación y ampliar la información y ayuda a sus familias.
Desde la consejería se debería favorecer e impulsar una actitud de colaboración entre el profesorado, los equipos de orientación y las familias para entender y trabajar la educación como una labor de equipo. También establecer una mayor continuidad y oportunidad de tutorías en los casos de necesidades específicas y especiales.
Establecer medidas de seguimiento y control para las adaptaciones, significativas y no significativas, incluso a nivel de inspección, tomando en consideración los resultados de la evaluación.
Realizar un seguimiento más exhaustivo y continuo de los resultados de la intervención, para poder tomar decisiones de mejora o sustitución de criterios en función del estado de cada niño/a
Promover un estudio del impacto del inicio y desarrollo de la pubertad, especialmente en niñas, en los resultados de la intervención y el rendimiento escolar