28 de noviembre de 2016

El polémico examen de acceso a la Universidad queda cerrado sin cambios significativos

Los alumnos de segundo de bachillerato pueden respirar tranquilos. Mientras el Sindicato de Estudiantes salía ayer a la calles para protestar contra las “reválidas de Wert”, el ministro de Educación firmaba con el presidente de la Conferencia de Rectores (CRUE) una nueva prueba de acceso muy similar a la antigua selectividad.

Tras dos huelgas educativas convocadas en menos de un mes, la presión en las calles y en el Congreso ha surtido efecto. Las pruebas de evaluación externa de 4º de E.S.O y 2º de bachillerato han perdido su vinculación académica y, además, la prueba de segundo se compondrá de seis asignaturas. El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, explicó este miércoles que “los alumnos van a hacer una prueba muy parecida a la anterior PAU (Prueba de Acceso a la Universidad)", pero este acuerdo todavía tiene que materializarse en un decreto ley.

Los estudiantes solo se examinarán de las asignaturas de segundo de bachillerato y no de los dos cursos como preveía la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). En función de la modalidad de Bachillerato que hayan estudiado, los alumnos tendrán que examinarse de seis asignaturas troncales. Cuatro de ellas servirán para computar de 0 a 10 y las otras dos servirán para aquellos que necesiten una nota de corte más alta para acceder a unos grados; estas puntuarán entre 10 y 14.

En la anterior selectividad había dos fases: la general, que era obligatoria (se podía obtener un máximo de 10 puntos) y la específica o voluntaria para subir nota hasta los 14 puntos.

Los estudiantes de Formación Profesional (FP) también tendrán que examinarse de las troncales de segundo de Bachillerato, así aparece en el documento del proyecto de ley: “los alumnos que se encuentren en posesión de un título de técnico o de técnico superior de formación profesional, o de técnico de las enseñanzas profesionales de Música o de Danza, podrán obtener el título de Bachiller cursando y superando las materias generales del bloque de asignaturas troncales de modalidad de Bachillerato que el alumno elija”.

La prueba de cuarto de la E.S.O será muestral, es decir, no la van a realizar todos los centros, sino los que elijan las comunidades autónomas, y versará solo de las asignaturas troncales de ese curso, no de todo el proceso académico anterior.




De Vigo tiene previsto reunirse con la Conferencia Sectorial de Educación el próximo lunes 28 para presentarles este nuevo proyecto de ley, ponerse de acuerdo y empezar a hablar sobre la reforma de la LOMCE aprobada en el Congreso la semana pasada. 

Con el examen de segundo de Bachillerato que contempla las asignaturas troncales, el Ministerio se asegura la participación de las universidades junto a las comunidades en su realización y el mantenimiento del distrito único. Es decir, la nota valdrá para todas las universidades españolas.

Aunque todavía no se han reunido los consejeros de Educación, ya hay comunidades que han anunciado el borrador del examen. La Conselleria de Educación de la Comunidad Valenciana ha anunciado hoy que las pruebas de acceso a la Universidad serán "idénticas a las que se han hecho hasta ahora".

El consejero de educación de la Comunidad Valenciana, Vicent Marzà, ha celebrado que “el alumnado por fin sabe cómo debe prepararse durante este curso para acceder a la Universidad”.

"La comunidad educativa está razonablemente satisfecha, aunque puedo entender que alguien no esté de acuerdo", ha argumentado el también rector de la Universidad de Extremadura, quien ha señalado que cree que las comunidades autónomas están "satisfechas" con la decisión tomada. "Se puede hablar de un acuerdo general", ha resaltado el presidente de la CRUE, Segundo Píriz.

Educación se resiste a eliminar la LOMCE y busca una salida con un pacto unánime

El ministro ha expresado de nuevo su voluntad de "reformar" el texto legal pero ha insistido en que la tramitación de la proposición de ley aprobada en el Congreso "dejaría en el limbo a 8,2 millones de estudiantes".

El pasado 15 de noviembre se aprobó con 208 síes, 133 noes y 2 abstenciones el proyecto de ley para paralizar el calendario de exámenes de reválidas y modificar estructuralmente la LOMCE. El Partido Popular (PP) ha tenido que dar marcha atrás a su famosa Ley Wert y buscar una solución unánime con toda la comunidad educativa, difícil tarea que está desempeñando el ministro y que se está debatiendo en la Subcomisión de Educación en el Congreso.

Méndez de Vigo ha reiterado la voluntad del Gobierno de alcanzar un pacto por la educación y se ha mostrado más optimista en cuanto a la posibilidad de lograrlo porque "todos los partidos lo llevaban en su programa electoral". En su opinión, un acuerdo que permitiese garantizar "un sistema educativo de calidad para los próximos quince años sería muy bueno para España".

Fuente periodística: Diario Bez http://www.bez.es/605300019/El-polemico-examen-de-acceso-a-la-Universidad-queda-cerrado-sin-cambios-significativos.html?utm_source=boletin&utm_medium=mail&utm_campaign=boletin&origin=newsletter&id=20&tipo=3&identificador=605300019&id_boletin=463205469&cod_suscriptor=756691273