12 de abril de 2016

PROBLEMÁTICA DE LOS DEBERES (en Madrid, por ejemplo)

Voy a intentar resumir cuál es la situación 

a la que nos enfrentamos los padres a este respecto. 

Lo que los padres debemos saber es:
  1. La LEY GENERAL DE EDUCACIÓN (LOMCE), no dice nada sobre los deberes
    (al igual que no dice nada sobre los exámenes o los libros de texto).
    No especifica, por tanto, cómo deben los profesores impartir sus asignaturas,
    ni qué herramientas específicas deben usar para hacerlo y evaluar los conocimientos
    adquiridos por los alumnos. Por tanto, el hecho de mandar deberes o no depende
    de cada profesor en particular y de la política de cada centro escolar en concreto.
  2. Sin embargo, el DECRETO 15/2007, de 19 de abril, por el que se establece
    el marco regulador de la convivencia en los centros docentes de la Comunidad
    de Madrid, en su Art. 3. Las Normas de Convivencia. Punto 4, apartado f
    ,
    establece que en caso de mandarse deberes, su realización por parte
    del alumnado tiene carácter obligatorio
     y, por tanto, el hecho de no realizarlos
    puede ser considerado una falta y por tanto ser sancionada. Este decreto
    desarrolla de forma exhaustiva las faltas, sanciones y procedimientos
    sancionadores. Al leerlo da la sensación de estar delante del Reglamento
    Interno de una cárcel, en lugar de estar refiriéndose a las normas de convivencia
    de un Centro Educativo donde conviven adultos y niños, libres y responsables.
  3. Cabe destacar que en ningún lugar de dicha ley autonómica, ni de la ley general
    se establece que se pueda o deba bajar la nota de los alumnos por no hacer
     los deberes
    . Ninguna de las sanciones por faltas de ningún tipo
    hacen referencia a penalizar a los alumnos en sus calificaciones.
    De nuevo, esta manera de actuar es algo que se hace en los centros
    de forma tradicional y protocolaria sin estar respaldados por ninguna ley educativa.
    De hecho, la ley actual (LOMCE) en su Artículo 5. Las competencias clave
    en el currículo. Apartado 5 sobre los criterios de evaluación
    ,
    especifica que solamente pueden calificarse pruebas "observables,
    medibles y evaluables", requisitos que los deberes domésticos jamás
    podrán cumplir, puesto que ocurren fuera de la vista del profesorado,

    de manera que según la ley actual, los deberes de mandarse, en la Comunidad de Madrid
    los alumnos estarían obligados a realizarlos pero no podrán contar
    para la nota, ni positiva ni negativamente.
  4. Por otro lado, la LOMCE establece textualmente en su artículo 121.5
    que «los centros promoverán compromisos educativos entre las familias
    o tutores legales y el propio centro en los que se consignen las actividades
    que padres, profesores y alumnos se comprometen a desarrollar para mejorar
    el rendimiento académico del alumnado»
    . De manera que, los padres a través
    de las Asociaciones de Padres y Madres, “supuestamente” podríamos influir
    en las políticas de centro, promoviendo a través del Consejo Escolar
    cambios en los Reglamentos Internos con el fin de, entre otras cosas,
    erradicar los deberes.
  5. Y aquí llegamos a la trampa. Si bien la LOMCE puede parecer liberal al no legislar
    demasiado y dejar libertad de decisión a los profesores a la hora de ejercer
    su profesión, no ocurre lo mismo con la capacidad participativa de los demás
    integrantes de la Comunidad Educativa, esto es, padres y alumnos.
    Con sus artículos sobre la Participación en el Funcionamiento del Centro
    y las Competencias del Consejo Escolar, la ley ha otorgado toda la capacidad
    de gobierno a la Junta Directiva, dejando a los padres sin la posibilidad
    de aprobar o rechazar las políticas del centro
    . Los padres podemos evaluar
    y proponer pero nuestro voto no cuenta, se hará siempre lo que
    crea oportuno la dirección, aunque el resto de la comunidad educativa
    no estemos de acuerdo.
De manera que si los profesores del colegio de tus hijos, son de la “vieja escuela”
y fans acérrimos de los deberes, hoy por hoy, los padres no tenemos herramientas
para librar a nuestros hijos de ellos.
 Sólo nos queda quejarnos, cambiarlos a otro centro,
declararnos directamente insumisos y no hacerlos, o bien meternos, si es que podemos,
en denuncias complicadas y costosas para demostrar el derecho de nuestros hijos a hacer
lo que les dé la gana con su tiempo fuera del horario escolar.

Esto es lo que nos ha pasado a nosotros en nuestro colegio. A través del AMPA
hicimos llegar una propuesta al Consejo Escolar para incluir en el Reglamento
de Régimen Interno una serie de directrices generales sobre los deberes.
Queríamos evitar tener que estar a merced de la inclinación personal del profesor
de turno hacía este tema cada curso. Redactamos un documento muy completo
en el que analizábamos el tema desde diversas perspectivas: educativa, social, legal,
de derechos humanos, etc. Era una propuesta bastante “light”, que no pretendía
erradicarlos todos de golpe, si no racionalizarlos y hacerlos más llevaderos.
Sin embargo, la propuesta no tuvo éxito y fue rechazada.
La respuesta que dieron los profesores fue la siguiente:

  • Que consideraban que los deberes eran necesarios.
  • Que hay que crear hábitos de estudio.
  • Que en determinadas asignaturas los deberes son trabajos,
    resúmenes, esquemas...siempre útiles.
  • Que incluso consideran útil los ejercicios repetitivos.

Lo único que conseguimos es que se comprometieran a mandar menos cantidad
y a coordinarse para que en un mismo día no coincidan deberes de 3 o 4 asignaturas.

En el fondo todos los padres intuíamos que nos iban a mandar a paseo
pero aún así sentíamos que era nuestro deber intentarlo No consideramos
que nuestra iniciativa haya sido un fracaso total porque por lo menos
se ha empezado a hablar del tema. Los profesores ahora conocen nuestra
opinión al respecto, se han visto obligados a considerar otros puntos de vista,
les hemos obligando a reflexionar sobre algo que daban por supuesto
como algo intocable e incuestionable
.

Esta experiencia ha hecho que me reafirme en mi creencia de lo importante
que es hacer “pedagogía” sobre el tema de los deberes
. Porque salvo
que se promulgue de una vez por todas una ley que nos respalde, que sea
clara e inmutable, es decir que no dependa de quien esté en cada momento
en el gobierno y que sea conocida por todos los docentes, los deberes
no van a desaparecer, fundamentalmente porque los profesores
los siguen considerando imprescindibles y muchos padres
les dan la razón demandándolos para sus hijos.

Publicado originalmente en el blog 'De profesión, mami': 
http://deprofesionmami.blogspot.com.es/2016/01/problematica-deberes-escolares-madrid.html