8 de octubre de 2015

Los puntos clave de la LOMCE para este curso escolar 2015-2016

La actual ley de educación tendría que completar su implantación en este curso académico. Pero se topa con la oposición de algunas Comunidades Autónomas. Con el asesoramiento del profesor Javier Laspalas, de la Universidad de Navarra, explicamos cuáles son los aspectos más relevantes de esta normativa y en qué elementos se ha desatado la controversia
La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, la LOMCE, aprobada por iniciativa del ex ministro José Ignacio Wert, debería implantarse durante este curso escolar 2015-2016 en 2º, 4º y 6º de Primaria, 1º y 3º de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), 1º de Bachillerato y 2º de Formación Profesional Básica. Sin embargo, bastantesComunidades Autónomas parecen negarse a cumplir el calendario previsto.
Las polémicas sobre esta norma tienen que ver con las cuestiones habituales, tales como la asignatura de Religión, la desaparición de Educación para la Ciudadanía, o la reforma de los últimos cursos de Secundaria, el Bachillerato y la Formación Profesional. Pero hay otro elemento novedoso de importancia: las pruebas de evaluación externapara los centros. 
A continuación, intentamos explicar cuál es, a nuestro juicio, el espíritu que anima esta ley, que en realidad introduce pocos cambios en la regulación vigente:

Evaluación externa de los centros

Ha sido uno de los puntos más criticados. Habrá cuatro pruebas objetivas mediante las que se evaluará a todos alumnos: 3º de Primaria, 6º de Primaria, 4º de la ESO y 2º de Bachillerato. Las primeras se realizaron el curso pasado en 3º de Primaria, y no han estado exentas de polémica, con protestas en algunas Comunidades Autónomas.
Las pruebas externas de 4º de la ESO y de 2º de Bachillerato tendrán influencia en la obtención de los títulos correspondientes, aunque su peso en la nota es diferente (30 % en el primer caso, 40 % en el segundo). Es decir, la concesión del título oficial no dependerá solo de las calificaciones otorgadas por los docentes.
Las evaluaciones permitirían identificar situaciones anómalas, pero también comparar unas escuelas con otras. Ello conlleva el riesgo de aplicar a la enseñanza, sin las debidas cautelas, criterios propios de la economía de mercado. Para evitarlo, a la hora de evaluar los centros, habría que tener en cuenta, además del rendimiento de los alumnos, cuál es su nivel social, económico y cultural de partida. En este sentido, la mejor escuela no es la que más puntuación obtiene, sino aquella cuyos alumnos avanzan más en menos tiempo.
Otro temor que suscitan las evaluaciones es el relativo a las medidas que se pondrán en marcha para paliar los problemas detectados. Parte de la comunidad educativa teme que, una vez fijada la radiografía del sistema escolar, los centros queden 'etiquetados' pero no haya mecanismos adecuados para plantear vías de mejora.
Respecto a la llamada Selectividad, desaparecería a finales del próximo curso, puesto que todos los alumnos de Bachillerato y de Formación Profesional, con independencia de si deciden acceder a la Universidad o a un Ciclo de FP Superior, tendrían que pasar por una evaluación externa. No obstante, cada Universidad podría implantar pruebas de acceso propias.

Una Secundaria más corta, un Bachillerato más largo

La nueva ley no modifica la duración de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (cuatro cursos) y el Bachillerato o la Formación Profesional (dos años). Sin embargo, se han introducido dos cambios importantes que suponen, de facto, una secundaria más corta y un bachillerato más largo. Hay que tener en cuenta, no obstante, que algo parecido estaba de hecho previsto en la anterior normativa. Para los estudiantes que tienen serias dificultades durante los primeros cursos de la Secundaria Obligatoria se prevé un itinerario específico -durante el tercer y el cuarto curso-, que funcionaría como una especie deFormación Profesional Básica. Serviría, además, para ayudarles a superar los filtros académicos previstos: los exámenes para obtener el título de ESO o las pruebas de acceso a la Formación Profesional diseñadas para quienes no lo posean.

A modo de conclusión

Es muy pronto para saber si la LOMCE contribuirá a dinamizar el sistema escolar español, aunque la hostilidad con que ha sido recibida es un mal síntoma. En cualquier caso, conviene recordar que, aunque las escuelas tienden a obtener mejores resultadoscuando cuentan con incentivos para hacerlo, como las evaluaciones o los reconocimientos, lo decisivo es el compromiso de los padres, los profesores y los alumnos. Si reina la autocomplacencia y falta la tensión por mejorar, poco pueden hacer las autoridades políticas.

7 de octubre de 2015

¿En qué influye la LOMCE 2014 a los padres?

¿En qué influye la LOMCE 2014 a los padres?

Las novedades de la LOMCE 2014 radican principalmente en las modificaciones realizadas en la organización:
  1. – Si antes la Etapa de Educación Primaria comprendía tres ciclos de dos años académicos cada uno; ahora con la LOMCE 2014 los ciclos desaparecen y se organiza en seis cursos. Esto supone un cambio en la promoción del alumno, siendo posible con la nueva Ley repetir al finalizar los cursos impares.
  2. – Aparecen tres tipos de asignaturas: trocales, específicas y de libre configuración. (Ver tabla).
  3. – La oferta de las asignaturas optativas específicas y de libre configuración vendrá dada por la Administración y los centros docentes.
  4. – Se deberán cursar, al menos, por curso las cinco asignaturas troncales y tres específicas diferentes. No pudiendo tener las asignaturas trocales un peso inferior al 50 por ciento.
  5. – El área de Lengua Cooficial y literatura será considerada un área de libre configuración autonómica, de carácter obligatorio para los alumnos que cursen sus estudios en las Comunidades que posean dicha lengua. Según la LOMCE 2014 es La legislación quién específica su tratamiento análogo al del área de Lengua Castellana y la posibilidad de que los alumnos estén exentos de cursar o de realizar su evaluación, de acuerdo a la normativa autonómica.
  6. – Desaparece la asignatura de Educación para la ciudadanía y los derechos humanos, incluida en uno de los cursos del tercer ciclo.
  7.  Se divide la asignatura de Conocimiento del medio natural, social y cultural; en:  Ciencias de la Naturaleza y Ciencias sociales.
  8. – Los padres o tutores legales deberán elegir entre religión o la nueva asignatura Valores Sociales y Cívicos. Siendo áreas específicas de obligada elección junto a Educación Física.
  9. – En función de la oferta de cada Administración y ,de forma específica, de los centros, se podrá no cursar o verse reducido el horario del área de Educación Artística ( Educación Plástica, y la Educación Musical)
  10. – Se realizarán dos evaluaciones individualizadas al finalizar el tercer y sexto curso, evaluando principalmente las competencias en comunicación lingüística y matemáticas.
  11. – Para la promoción del alumno al curso o etapa siguiente se tendrá en consideración los resultados de dichas pruebas.
  12. – Las modificaciones se implantarán para los cursos impares (1º,3º y 5º) en el curso escolar 2014-2015, y para los pares (2º, 4º y 6ª) en el curso escolar 2015-2016

¿Y a los profesores en qué afecta la LOMCE 2014?

Las principales modificaciones de la LOMCE 2014 se centran en el currículo:
  • Se incluye un nuevo elemento en el currículo,los estándares de aprendizaje evaluables, entendidos como especificaciones de los criterios de evaluación. Además los estándares de aprendizaje evaluables serán referentes a la hora de evaluar.
  • Se modifican las competencias del currículo, pasando a ser siete y con denominaciones diferentes. Se potenciarán las competencias en Comunicación Lingüística, Matemática y Ciencia y Tecnología.
  •        Corresponde a los centros docentes, en relación al currículo:
Completar los contenidos de las asignaturas y configurar su oferta educativa.
Determinar la carga horaria de las asignaturas.
Diseñar e implantar métodos pedagógicos y didácticos propios.
  • Aplicar y elaborar según directrices la prueba de evaluación individualiza de tercero de primaria, así como realizar la calificación.
  •  Los maestros deberán establecer indicadores de logro en las programaciones docentes.
  •  Se utilizará solamente como apoyo en el aprendizaje de la lengua extranjera, la lengua castellana o la lengua cooficial.
  • Se tendrá en consideración como elementos transversales: la comprensión lectora, la expresión oral y escrita, la comunicación audiovisual, las tecnologías de la Información y la Comunicación, el emprendimiento y la educación cívica y constitucional.
  • Los currículos incorporarán además los siguientes elementos, relacionados con el anterior apartado: desarrollo sostenible, los riesgos de explotación y abusos sexuales, prevención contra la violencia terrorista y cualquier otra forma de violencia, los riesgos de las TIC´s, y la protección frente a catástrofes o emergencias.
  • Los maestros con cualificación o especialización en actividades físicas y dietas asumirán  el diseño, coordinación y supervisión de medidas encaminadas a una vida saludable.
  • Dentro de los documentos oficiales de evaluación se incluye los documentos de evaluación final de etapa y de tercer curso de educación primaria y el informe indicativo del nivel obtenido en la evaluación final de etapa (6º curso).
  • Los resultados de evaluación se expresarán, como en la legislación anterior con términos (IN, SU, etc.), pero además deberán ir acompañados de una calificación numérica sin emplear decimales, en una escala de uno a diez.
  • La nota media de las calificaciones numéricas será la media aritmética, redondeando a la centésima y en caso de equidistancia a la superior.

5 de octubre de 2015

La batalla de los deberes

Los padres se enfrentan por las tareas escolares y los educadores las defienden | Un exceso de ejercicios es causa de estrés y ansiedad en alumnos y familias

La batalla de los deberes

Maite Gutiérrez
Barcelona / LA VANGUARDIA

Los deberes deben abolirse. Los deberes deben mantenerse. Estos dos mensajes contradictorios los han defendido recientemente las mayores federaciones de asociaciones de padres de alumnos de España. El presidente de Ceapa, Jesús Salido, ha denunciado de forma pública que hay niños, sobre todo en la ESO, con una jornada laboral de 60 horas semanales a causa de los ejercicios para casa. "¿Qué adulto aguantaría esto?", se preguntaba. Por eso, la entidad que agrupa a 12.000 ampas reclama la supresión de estas tareas. Sostienen que los deberes carecen de valor educativo y fomentan las desigualdades entre alumnos, entre los que pueden contar con la ayuda de sus padres y los que no. Este lunes replicaron los padres de Concapa, la confederación que representa a cuatro millones de familias de la escuela concertada católica. Defienden la utilidad de los deberes y los consideran "imprescindibles" para el progreso intelectual. El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ha aceptado reunirse con las ampas para tratar el asunto.

Con la cantidad de cuestiones que rodean la educación, y una de las que más preocupa a las familias son los deberes. "Es difícil decir quién tiene más problemas con las tareas escolares, si los estudiantes o sus padres", lanza con ironía Marilyn Achiron, miembro del secretariado de Educación de la OCDE que ha participado en el estudio de esta organización sobre los deberes. Razón y ejemplos no le faltan. Aparte del enfrentamiento entre las dos mayores confederaciones de ampas de España, está la petición en la plataforma Change.org para que el Ministerio de Educación regule estos ejercicios y evite excesos. "Pedimos deberes racionales, tanto en la cantidad como en la utilidad, no es normal que niños de diez años tengan dos horas diarias de deberes repetitivos", sostiene Eva Bailén, impulsora de la demanda. Esta ingeniera creó la campaña en Change.org al ver cómo su hijo, un buen estudiante, queda sobrepasado por la cantidad de deberes que su profesor le pone cada día, lo que le produce una gran ansiedad y estrés. No debe de ser el único porque la petición de Bailén ya lleva más de 127.000 adhesiones. Josep Manuel Prats, presidente de la federación de ampas de la escuela concertada de Catalunya Fapel, reconoce también que las llamadas de padres abrumados por la cantidad de deberes de sus hijos son constantes. "En la escuela concertada se suelen poner bastantes tareas para casa, y las familias no saben cómo gestionarlas, muchas aseguran que consumen la mayor parte del tiempo libre de sus hijos", señala Prats.

"Parece algo banal, pero los deberes generan mucho malestar tanto entre los alumnos como en los padres, distorsionan la vida familiar, y más ahora que los adultos tienen poco tiempo para sus hijos; ¿Las horas que están los niños en casa las tienen que pasar haciendo deberes? ¿Vale más la pena que estén dos horas resolviendo multiplicaciones o que vayan a un museo con sus padres?", reflexiona el educador Jaume Funes, que este año ha publicado un libro con consejos para sobrellevar las tareas escolares. Porque hay familias que viven atrapadas en los deberes. Los ejercicios provocan tensiones y condicionan la vida fuera de la escuela. "Pero lo que debemos plantearnos es si los deberes, los buenos deberes, son útiles y necesarios para los alumnos", defiende Joan Mateu, director de Polítiques Educatives de Ensenyament. Mateu sostiene que sí. El departamento no considera necesario regularlos por ley, pero sí da orientaciones de cómo deberían ser los deberes adecuados. "Primero, que estén siempre relacionados con lo que se hace en clase, o el mismo día o el día siguiente, acabar una tarea o preparar una lectura que se trabajará en el aula", señala Mateu. Sólo así los alumnos verán sentido a los ejercicios. Luego, en clase, "el maestro siempre ha de comentar los deberes con los alumnos, corregirlos, preguntar sus dudas, si les ha costado, si no, de esta manera tienen un efecto. Mandar por mandar no sirve de nada", añade el director de Polítiques Educatives.

En cuanto a la duración, Mateu también se inclina por poner límites. En los primeros cursos de primaria con quince minutos al día basta, y al acabar la etapa se puede aumentar a media hora. "En la ESO una hora al día se considera adecuado, pero los fines de semana, no, los fines de semana son para descansar, porque si no los alumnos ven los deberes como una tortura y no como un elemento para mejorar", señala. Aquí la mayoría de las escuelas, y sobre todo institutos, no hacen caso. ¿Cuántos alumnos llegan al fin de semana sin muchos ejercicios? El educador y filósofo José Antonio Marina ha estudiado a fondo el universo deberes porque en la Universidad de Padres, que él dirige, el tema surge de forma constante. "Preocupa mucho a los progenitores porque, si hay una mala planificación de las tareas, los alumnos se angustian mucho", afirma. Todos los estudios, señala Marina, constatan que repasar por la tarde lo que se ha estudiado por la mañana ayuda a consolidar los conocimientos. "Los deberes son convenientes para el progreso de los alumnos, sí", insiste. Pero también aboga por acotarlos. "Seguimos la regla del diez: en infantil los deberes no deben existir, en 1.º de primaria, diez minutos, y luego, ir aumentando de diez en diez minutos cada curso hasta que al final de la ESO se pueda llegar a unas dos horas". Además de fijar lo aprendido, tanto Marina como Mateu aseguran que con los deberes el niño adquiere mayor autonomía, aprende a planificar su tiempo y a abordar una tarea en solitario. "Porque los que tienen que hacer los ejercicios son ellos, no sus padres, eso que quede claro", coinciden ambos.

El estudio sobre deberes de la OCDE en el que ha participado Achiron afirma que más de cuatro horas de deberes semanales apenas tiene efectos sobre el rendimiento académico. Excepto en las matemáticas. "Aquí, los alumnos que dedican más horas a ejercicios sí obtienen mejores resultados", explica. ¿Será por eso que los asiáticos son tan buenos con los números? Los alumnos de Shanghai dedican una media de trece horas semanales a deberes y fueron campeones de Pisa en esta disciplina. Aunque los coreanos, también en la parte alta de la clasificación, apenas tienen cuatro horas semanales de tareas. Aparte del tiempo, pues, también cuenta el método de enseñanza.