14 de noviembre de 2010

Clausura del VII Encuentro Estatal de CEAPA

El Ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha instado a la sociedad a abandonar una visión pesimista del sistema educativo con permanentes descalificaciones, frente a las que ha propuesto un juicio equilibrado. El análisis del sector educativo dice que hay cosas que van mal y otras que van bien, por lo que ha reclamado, durante la clausura del VII Encuentro Estatal de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) en el Parador San Marcos de León, que no se hable mal del sistema diciendo que es un desastre y que no hay posibilidades de avanzar.


Lejos de cualquier tipo de discurso catastrofista sobre la educación, el Ministro de Educación Ángel Gabilondo abogó por construir un alegato de expectativas que sirva para mejorar la enseñanza en este país, asumiendo que existen diferencias territoriales entre las comunidades autónomas. Aunque sí lamentó que lamentó que el Gobierno no haya podido llegar a acuerdos con Madrid y Valencia para digitalizar sus centros (si bien ha asegurado que tenderá la mano a estas comunidades para que se adhieran al plan), consideró que la estrategia Escuela 2.0 servirá para democratizar las aulas, ya que las nuevas tecnologías igualan las oportunidades de los alumnos y alumnas con independencia de su lugar de residencia.

Gabilondo aseguró que la Administración central ha entregado ya 500.000 portátiles, aunque manifestó que esta distribución no es lo más importante, porque declaró que el programa busca una nueva manera de aprender. Destacó los más de cien mil profesores que han recibido una formación complementaria en tecnología y significó que sean los propios docentes quienes estén desarrollando materiales didácticos digitales para avanzar en el nuevo método de enseñanza. 

Del mismo modo que ha rechazado discursos negativos, Gabilondo asume que hay asignaturas pendientes en el sistema educativo como son el abandono y el fracaso escolar, aspectos del que, según ha dicho, no se puede estar orgulloso.

Gabilondo ha remarcado que España tiene la enorme suerte de tener una pluralidad de modos de espacios afectivos familiares, ya sean modelos de parejas distintas, monoparentales o parejas no parentales. Es por ello que Gabilondo ha mostrado su rechazo a la lectura patrimonial de la familia durante su intervención, donde ha señalado a los hogares como un elemento clave y decisivo en la educación del alumnado.

El ministro defendió incrementar todo lo que sea la política de afectos para atajar el abandono y el fracaso escolar. El afecto es determinante, recordó el ministro a los padres durante la clausura del VII Encuentro Estatal de CEAPA. «Querer es la clave para el éxito educativo», explicó Gabilondo, quien defendió la pluralidad de la familia y criticó a quienes se apropian de esta palabra queriendo hacer una lectura patrimonial de ella.

Así, la familia es decisiva al margen de las formas, porque independientemente de la pluralidad en ella se generan espacios de afecto y convivencia para los chavales.