3 de septiembre de 2015

Becas: Pocas e ineficaces

Los expertos piden duplicar una inversión que no llega a la mitad de la media europea


El sistema público de becas es insuficiente, malo e ineficaz. No es sólo que el porcentaje de gasto en educación que España y Catalunya dedican a becas (3,5% y 3,8%, respectivamente) sea la mitad que la media europea (7,5%), un tercio del que destina Alemania y una cuarta parte del que dedican Dinamarca y Noruega (véase gráfico en página siguiente). Es que además, por su estructura y requisitos, excluye de las ayudas al 32% de los estudiantes más vulnerables y concentra las becas en la etapa universitaria, a la que ya no accede la mayoría de alumnos de familias más desfavorecidas.


Estas son las principales conclusiones del informe 'Les beques a examen. Repensar el sistema d’ajudes a l’estudi' que Xavier Martínez-Celorrio, profesor de Sociología de la Educación de la Universitat de Barcelona (UB), ha elaborado para la Fundació Jaume Bofill, en el marco del proyecto #AlterBeques, con el que esta institución quiere promover la reforma del sistema de becas en Catalunya.



“La insuficiencia del gasto en becas es muy significativa en un país con una tasa de pobreza infantil y familiar por encima de la media europea; pero lo grave es que además de pocas son becas mal diseñadas, que no llegan a los estudiantes de primaria ni secundaria porque invertimos sobre todo en la educación superior, y es en la educación más básica donde pueden servir de trampolín y de ascensor social para los alumnos con menos oportunidades”, resume el director de la Fundació, Ismael Palacín.



A este respecto, el informe de Martínez-Celorrio pone de manifiesto que el actual sistema de becas no contribuye a evitar el fracaso ni el abandono escolar prematuro y deja fuera a casi un tercio de los estudiantes entre 12 y 24 años. “Los propios requisitos formales de las becas excluyen a los repetidores, y entre los hijos de familias desfavorecidas, el 53% ha repetido; y las ayudas tampoco tienen en cuenta a los que abandonan en las etapas post obligatorias, pero ocho de cada diez de los que dejan los estudios entre los 18 y los 24 años viven en hogares que tienen dificultades para llegar a fin de mes”, explica Martínez-Celorrio.



Según los datos que ha podido recopilar, sólo el 26% de los alumnos de entre 12 y 24 años disfruta de alguna beca. Advierte, no obstante, que “no ha sido fácil evaluar el sistema porque no existe ningún registro de becarios, las diferentes bases de datos del ministerio no coinciden entre sí, no son coherentes con los datos de la Conferencia de rectores universitarios (CRUE), ni con los datos que España envía a Eurostat, y la Generalitat de Catalunya, a su vez, no comunica al ministerio el gasto de las becas-comedor y de transporte”. El estudio también evidencia que el gasto público en becas tiene un impacto redistributivo muy modesto porque se centra en los jóvenes universitarios, es decir, una vez producida la selección de acceso a los estudios superiores. Según la Encuesta de la Juventud de Catalunya 2012, sólo el 8% de los jóvenes ha tenido una beca durante sus estudios secundarios –la etapa considerada determinante para la trayectoria educativa–, mientras que el 30% de los universitarios ha disfrutado alguna.



Con todo, el sociólogo de la UB deja claro que las becas funcionan como ascensor social y contribuyen a superar una baja herencia social y cultural. “El 21% de los jóvenes catalanes entre 28 y 34 años que han disfrutado de dos o más etapas con beca han logrado hasta un 53% de tasa de ascenso social, muy por encima de la media de ascenso social de ese grupo de edad, que es del 32%“, señala el informe.


Por eso, Martínez-Celorrio enfatiza la necesidad de desarrollar becas de refuerzo, ayudas específicas para retener a los estudiantes más vulnerables y evitar que abandonen los estudios. “El objetivo del sistema de becas ha de ser acabar con el círculo cerrado de la desigualdad, luchar contra la herencia social, lograr que los hijos de obreros de la construcción no aspiren sólo a ser obreros de la construcción, y esto se consigue no sólo con más dinero, sino con otro modelo de ayudas que conlleven un seguimiento y tutorización, con un proyecto de servicios para el becado que permita cambiar actitudes, aumentar aspiraciones y tener otros horizontes que rompan con la herencia”, explica el sociólogo.



Entre las propuestas con las que la Fundació Bofill quiere abrir el debate para la reforma del modelo de becas figura también el duplicar la inversión para equipararse con la media europea en el horizonte del 2020. “Para ello España debería invertir 1.925 millones de euros más y Catalunya otros 300 millones sólo en ayudas directas a los estudiantes”, cuantifica Martínez-Celorrio. A este respecto, el informe señala que entre 2009 y 2015, en plena crisis, España ha recortado en 575 millones (el 29%) el gasto en becas y ayudas escolares, mientras que el recorte general en educación ha sido del 13,6%. En Catalunya se ha reducido la inversión en enseñanzas no universitarias en 49,6 millones de euros pero se aumentado el gasto en becas universitarias en 50 millones.



Martínez-Celorrio reivindica la creación de un comisionado interdepartamental de promoción educativa que revise y centralice todas las políticas de becas en Catalunya, así como la aprobación de una renta mínima garantizada para las familias pobres con menores que integre todas las ayudas dispersas que ahora puedan recibir, como las becas comedor. Respecto a estas últimas, el sociólogo defiende su universalidad y obligatoriedad. Y además de nuevas becas para bachillerato y FP, propone abrir el debate a nuevas ayudas retornables para universitarios. En su informe recoge algunos ejemplos regionales e internacionales que pueden servir de referencia e inspiración para la reforma, entre los que figuran los que se detallan en la información adjunta. 


Enlace a la noticia en La Vanguardia

2 de septiembre de 2015

Las familias riojanas buscan la vuelta al cole más económica

Llenar la mochila para afrontar el inicio de clase tiene un coste económico que no todas las familias están dispuestas a pagar. Por ello buscan otras alternativas como la compra de libros de segunda mano.


Las familias riojanas ya lo tienen casi todo preparado, la mochila, los libros, el estuche completo… y es que el próximo 11 de septiembre los colegios e institutos riojanos abrirán las puertas para dar el pistoletazo de salida al curso escolar.  Algunos se estrenarán por primera vez y otros estarán ya pensando en que se van a matricular cuando acaben segundo de bachillerato. Pero todos compartirán una cosa, una mochila cargada de libros y material escolar. 

Llenar la mochila para afrontar la vuelta al cole supone un gasto que todavía hoy puede resultar elevado, y es que, comprar los libros nuevos de un curso de primaria puede costar entre 220 y 250 euros. Además a eso hay que sumarle el resto de cosas necesarias: cuadernos, pinturas, bolis, regla, compás….

“El material escolar puede costar unos 80€”, cuenta Miriam Sedano, dependienta de la papelería Folder, “lo mandan todo muy cuadriculado, les mandan comprar la cantidad y la marcan que quieren, está todo muy medido”. Si se suman ambas cifras da lugar a un gasto que no todos se pueden permitir. 

Una buena alternativa a tener que comprar los libros cada año era el ya antiguo sistema de gratuidad que existía en los institutos, pero tras su supresión las familias buscan otras soluciones que abaraten el coste que supone comenzar un nuevo curso.

“Este año la situación se ha acentuado más en ese sentido. La gente ha mercadeado mucho.”, explica Ramón Bermúdez, propietario de la librería Ancla. Una alternativa muy recurrida es acudir a los más cercanos y reutilizar libros de primos, hermanos y amigos.  Pero, sin duda, lo que más ha crecido ha sido la venta de libros de segunda mano.

“Parece que la gente en este tema está muy sensible, así como quizá este año en otras cosas han hecho un esfuerzo, como en irse de vacaciones, parece que en el caso de los libros es absolutamente necesario comprarlos  lo más barato posible”, explica Ramón Bermúdez. Cuenta que es habitual que algunas familias solo encarguen los cuadernos de actividades, ya que en esos hay que escribir y no se pueden volver a utilizar. “Te encargan esos y te dicen que el resto se los han pasado o que los han comprado de segunda mano”.

De hecho, no es difícil encontrar anuncios en los centros escolares o en internet en el que anuncien la venta de libros de segunda mano. Incluso la web del  I.E.S. La Laboral facilita a los padres esta opción. Comprar los libros de 4º de la ESO por internet cuesta 150€, mientras que los individuales se venden entre 15€ y 20€. 

“Hacemos un esfuerzo por ofrecer descuentos, entendemos que la situación lo requiere y nos quitamos una parte importante de nuestro beneficio, pero más allí no se puede llegar.”, explica Bermúdez, ya que tanto para él como para el sector, los ahorros de las familias no se pueden traducir en otra cosa que en pérdidas.  

Un tercio de las familias españolas no van a poder afrontar los gastos de ‘la vuelta al cole’

Según los datos aportados por la CEAPA (Confederación de Padres de Alumnos) un tercio de las familias no podrán hacer frente al gasto que supone la vuelta al cole. La subida del IVA del material escolar y del IPC de los libros, la retirada de ayudas por parte de las instituciones o la obligación de comprar nuevos libros por la LOMCE son algunos de los motivos.
Los diferentes diarios de carácter local y regional han realizado estudios para calcular el gasto que supone la llamada “vuelta al cole” para las familias. La mayoría se mueven entre los 400 y los 800 euros, dependiendo de en qué comunidad se estudie y si, además, hay algunos gastos “extra” como uniforme, tasas en el colegio…
“La vuelta al cole”, por lo tanto, supone desembolsar prácticamente un sueldo entero sólo en material escolar. Hasta ahora el gasto podía asumirse por distintos motivos. En primer lugar, tanto el Gobierno central como los gobiernos regionales disponían de una serie de ayudas para las familias con menos recursos.
Según denuncia la propia CEAPA las ayudas de las Comunidades Autónomas se han reducido en un 75%. A eso hay que sumarle la reducción del 60% del Gobierno central. Sin ir más lejos, en el curso 2011-2012 casi un millón de familias se beneficiaron de estas ayudas. Al curso siguiente (curiosamente, el año del primer gran tasazo) 396.000 familias recibieron estas ayudas.
Por si ello fuera poco el precio de los libros y del material escolar ha ido aumentando. Esto es debido, en primer lugar, al aumento del IVA del material escolar al 21% y también un incremento del IPC de los libros de un 2,3%.
Ante la falta de ayudas y el incremento del gasto muchas familias optaban por crear los llamados “bancos de libros” donde son los propios particulares los que regalan los libros de cursos anteriores y, a cambio, pueden acceder a libros de segunda mano de los cursos que van a iniciar de manera totalmente gratuita. Desgraciadamente, la entrada en vigor de la LOMCE que ha obligado a modificar 180 asignaturas, impide esta práctica.
Ya se viene denunciando, de un tiempo a esta parte, que las editoriales cambian cada poco tiempo (normalmente cada dos años) el contenido de sus libros para obligar a las familias a adquirirlos de nuevo. Normalmente esos cambios solían ser pequeñas modificaciones como alterar el orden de los temas o incluir algún apartado más. Pero con el cambio de la Ley Orgánica que regula la educación de primaria y secundaria el cambio ha sido radical. Los cursos que ya aplican la LOMCE mandan los libros de texto del curso anterior al cubo de la basura.
La realidad es que, ya sea por la reducción de ayudas, el incremento del precio de los libros o la imposibilidad de pasar los libros de una familia a otra (o una combinación de todas ellas) es cada vez más difícil afrontar estos gastos. Así, la CEAPA ha calculado que una de cada tres familias no va a poder afrontar los gastos que suponen “la vuelta al cole”.
Esta situación supone otro ataque a la educación y, especialmente, al acceso a la educación de una parte de la población. En este caso no estamos hablando de un ataque directo al acceso como puede suponer la subida de tasas o la eliminación de plazas.
Con esta situación aunque los alumnos puedan acceder al colegio o al instituto no van a tener los materiales necesarios para poder afrontar con garantías las pruebas y exámenes. Eso supone no sólo otra manera de expulsión sino que además va a constituir un elemento más para construir un discurso en contra de los estudiantes con recursos más modestos. Pues sin libros o con libros desactualizados los jóvenes no van a poder aprobar o lo tendrán muy difícil. Así, las estadísticas van a mostrar que los niños hijos de trabajadores suspenden más y obtienen peores calificaciones; un gran motivo para retirar becas y ayudas.
Finalmente en esta cuestión se esconden grandes intereses económicos de las editoriales. Como ya denunció la CEAPA cuando había dinero en las arcas públicas el Estado se dedicó a dar ayudas para comprar libros en vez de fomentar bancos de libros de carácter público.

31 de agosto de 2015

CEAPA: La 'vuelta al cole', "caótica" por la LOMCE y con ayudas "raquíticas" a las familias

La 'vuelta al cole' será este año "caótica" por la implantación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), y con un "presupuesto raquítico" para becas y ayudas a comedor, transporte y material escolar, que hace que la educación sea "cada vez más cara" para las familias. 

Así lo han indicado a Europa Press los dirigentes de las principales organizaciones de padres de alumnos, así como de sindicatos de profesores de la comunidad educativa en España.
En este sentido, el presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), Jesús Salido, ha afirmado que se trata de un inicio de curso "caótico por la implantación de la LOMCE", por los distintos criterios de las CCAA o por la modificación de los libros de texto !que e prevé que compren las familias".
Salido ha señalado que la educación es "cada vez más cara" y que la comparecencia del ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha echado "para atrás" las espectativas que tenían los padres pues la anunciada partida de 24 millones de euros irá destinada únicamente a los nuevos materiales adaptados a la LOMCE y no para apoyar la reutilización.
Salido aboga por que sean los docentes los que decidan si usan o no los libros de la 'Ley Wert', pese a la "fuerte presión de las editoriales". "Quienes pagan, son las familias", ha recordado, para añadir que la organización que dirige ha realizado esta semana una petición para comparecer en el Parlamento Europeo para explicar la situación educativa en España.
El presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa), Luis Carbonel, ha afirmado que afrontan el inicio del curso con "una gran preocupación" porque, "a estas alturas", muchas familias no saben qué libros van a utilizar sus hijos.
Asimismo, ha insitido en la "eterna reivindicación insatisfecha" de la gratuidad de libros y materiales de enseñanza en la etapa obligatoria de la educación. "Los medios para realizar la educación también deben ser gratuitos", ha declarado Carbonel, que, al contrario que su homólogo de CEAPA, alberga "la esperanza" de que la LOMCE ayude a seguir rebajando el nivel "tan tremendo" de fracaso y abandono escolar.
SIN WERT Y SIN REVÁLIDA
Por su parte, la secretaria general del Sindicato de Estudiantes, Ana García, ha manifestado que arranca el curso "con una situación muy buena" ya que comienza "sin el ministro Wert" y con la "paralización" de las 'reválidas' de Secundaria que contemplaba la LOMCE, pues el ministerio ha decidido estudiar este sistema ya que tiene dos cursos por delante para ponerlas en marcha.
García ha lamentado, sin embargo, que todavía no se haya devuelto "todo el dinero que se ha robado a la educación pública" y exige que éste se reinvierta en el sistema educativo público para que sea "de calidad" y llegue "a todo el mundo".
La dirigente estudiantil ha calificado de "presupuesto raquítico" el destinado a Educación para 2016 y ha señalado que "no es una mejora sino una consolidación de los recortes". También ha resaltado que el cambio de los libros de texto es "un negocio muy jugoso" para las editoriales mientras que para las familias es "un gasto".
La representante del sindicatos de estudiantes ha asegurado que "en principio no hay movilización prevista pero no está descartada" y que lucharán por una "movilización común", no solo estudiantil sino de toda la comunidad educativa.
EL DERECHO A LA EDUCACIÓN "NO ESTÁ PRESERVADO"
El secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, Francisco García, ha indicado que se trata de un "curso complejo" en el que se mantienen "los recortes que había" y sin que el derecho a la educación siga sin estar "completamente preservado".
A juicio de este dirigente sindical, aunque el nuevo equipo del Ministerio "traslada la idea de diálogo", sigue "atrincherado" en la implantación de la LOMCE "sin cambio en las políticas presupuestarias", que "no permiten hacer políticas socioeducativas, recuperar ayudas de comedor o libros de texto o aumentar del número de profesores que se han perdido con la crisis.
El presidente del Sindicato Independiente de Enseñanza Pública (ANPE), Nicolás Fernández, ha señalado que la 'vuelta al cole' se presenta con "incertidumbre" y motivada por una ley que nació "sin consenso y sin impulso", pero que "no hay más remedio que ponerla en marcha".
Fernández ha afirmado que desde su sindicato defienden "la gratuidad en la educación obligatoria" e indica que la ley debería haber venido acompañada de una financiación para su aplicación.
No obstante, ha subrayado que "las perspectivas son mejores" después de que el Gobierno haya decidido elevar la tasa de reposición del profesorado que se jubila al cien por cien o reducir el 20 el número de alumnos por aula para volver al nivel de 2012.

27 de agosto de 2015

Educación concederá ayudas para transporte escolar por valor de 45.000 euros 


La Consejería de Educación, Formación y Empleo ha convocado las ayudas individualizadas de transporte escolar para el curso 2015/2016, que tienen por objeto colaborar en la financiación de los gastos corrientes de transportes ocasionados a alumnos residentes en La Rioja que no puedan hacer uso de las rutas de transporte escolar de la Consejería.

Estas ayudas, cuya dotación total asciende a 45.000 euros, son de concesión directa y su importe varía en función de la distancia que debe recorrer el alumno, tal y como detalla el Boletín Oficial de La Rioja de hoy.

En general, estas ayudas están destinadas a alumnos residentes en La Rioja y escolarizados en 2º Ciclo de Educación Infantil, Enseñanza Obligatoria (incluidas las Secciones Bilingües) que no disponen en la localidad donde tengan fijado su domicilio familiar de centro docente adecuado a su nivel de estudios y que no pueden hacer uso de las rutas de transporte escolar contratadas por la Consejería para asistir a clase.

Asimismo, pueden acceder a estas ayudas alumnos escolarizados en Escuelas-Hogar u otros centros con residencia dependientes de Educación, para el traslado a sus domicilios durante los fines de semana, cuando no hay transporte escolar, y alumnos con discapacidad física y necesidades educativas especiales que cursan Bachillerato o Ciclos Formativos de Grado Medio y que deben desplazarse de su localidad de residencia a un centro de otra localidad con los recursos personales y materiales necesarios para atender sus necesidades educativas y que no puedan disfrutar del transporte escolar ordinario en función de la especificidad de su capacidad. Hay que destacar que la resolución publicada hoy en el BOR especifica otros supuestos que de manera excepcional podrían solicitar las ayudas.

Así, las ayudas oscilan entre los 415 euros por curso y alumno si la distancia que debe recorrerse es de hasta 10 kilómetros y los 781 euros si la distancia es de más de 40 kilómetros, mientras que si sólo se solicita la ayuda para fines de semana, éstas oscilan entre los 121 euros si la distancia a recorrer es de hasta 20 kilómetros y las de hasta 376 euros si es superior a 50 kilómetros.

Las solicitudes deberán presentarse en los centros escolares entre el 1 y el 25 de septiembre, en el caso de los alumnos matriculados hasta el 31 de julio, y en un plazo de diez días hábiles a partir de la fecha de matriculación en el caso de los alumnos matriculados en plazo extraordinario. 

Ayudas individualizadas de transporte escolar
http://www.larioja.org/npRioja/default/defaultpage.jsp?idtab=694948&web=000&proc=02587