24 de enero de 2017

Todo sobre la EBAU, la nueva prueba de acceso a la universidad en La Rioja

La nueva prueba de acceso a la universidad que sustituirá a las PAU/Selectividad se llamará Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU). Se realizará los días 6, 7 y 8 de junio de 2017 y será prácticamente igual que la antigua PAU.

La nueva EBAU es fruto del trabajo realizado de manera conjunta y coordinada por el Gobierno de La Rioja y la Universidad de La Rioja (UR). Desde el principio se ha intentado que sea lo más parecida a la anterior PAU, contemplando y dando respuesta a todas las posibles situaciones transitorias en las que ha primado el principio de beneficio al alumnado.

Los exámenes se seguirán realizando en la Universidad de La Rioja y en la Escuela Superior de Diseño, para los alumnos de los centros de Logroño y de La Rioja Alta, y en el IES Marco Fabio Quintiliano y Aula de Dibujo del I.E.S. Valle del Cidacos de Calahorra, para los estudiantes de La Rioja Baja.

La prueba, que finalmente no evaluará los contenidos de 1º de Bachillerato ni tendrá efectos académicos, la realizarán exclusivamente los alumnos que deseen acceder a estudios universitarios. Deberán examinarse con carácter obligatorio de tres asignaturas troncales (Historia de España, Lengua Castellana y Literatura II y Primera Lengua Extranjera) y de una asignatura de bloque troncal, según la modalidad cursada (Matemáticas para los alumnos de Ciencias; Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales para los de Ciencias Sociales; Latín II para los de Humanidades, y Fundamentos del Arte II para los de Artes).

Los alumnos que quieran mejorar su nota de admisión podrán examinarse de hasta cuatro materias de opción del bloque de asignaturas troncales: Biología, Dibujo Técnico II, Física, Geología, Química, Economía de la Empresa, Geografía, Griego II, Historia del Arte, Historia de la Filosofía, Artes Escénicas, Cultura Audiovisual II o Diseño.

Cada examen constará de un número mínimo de 2 y un número máximo de 15 preguntas, que podrán ser abiertas o semiabiertas para evaluar la capacidad de pensamiento crítico, reflexión y madurez del alumnado. Se podrán utilizar también preguntas de opción múltiple, pero las abiertas o semiabiertas deberán suponer, al menos, el 50% de la puntuación.

La principal novedad de la prueba, respecto a la PAU, es que el examen debe diseñarse de manera que el peso de cada pregunta y su contenido deberá ajustarse a la matriz de especificaciones establecida en la Orden Ministerial publicada a finales del mes pasado (Orden ECD/1941/2016/2016 de 22 de diciembre) y que establece un marco común para toda España.
Cada examen durará 90 minutos y se establecerán descansos de 60 minutos, de los cuales 30 podrán ser utilizados por los alumnos con necesidades específicas de apoyo para finalizar la prueba.

Las pruebas se calificarán con puntuaciones del 0 al 10 con dos decimales. La puntuación final se obtendrá sacando la media aritmética de la calificación obtenida en los exámenes de las cuatro asignaturas troncales. Se considerará que el alumno ha superado la prueba si obtiene una nota igual o superior a 4 puntos. La calificación para el acceso a la universidad se calculará ponderando un 40% la calificación de la prueba y un 60% la calificación final obtenida en Bachillerato.

Se entenderá que se reúnen los requisitos de acceso cuando el resultado de esta ponderación sea igual o superior a cinco puntos.

Cada uno de los exámenes que realice el alumno para mejorar su nota de admisión se calificarán de 0 a 10 puntos, con dos decimales. Se considerará superado el examen cuando se obtenga una calificación igual o superior a 5 puntos.

La convocatoria extraordinaria de la prueba se realizará los días 5, 6 y 7 de julio de 2017. Ni los alumnos que este curso se encuentran repitiendo, total o parcialmente, 2º de Bachillerato, ni el alumnado que aprobó el curso pasado Bachillerato pero no accedió a la Universidad necesitarán superar la EBAU. Si no se presentan a la prueba, la calificación para acceder a la misma será la obtenida en Bachillerato.

21 de enero de 2017

La Plataforma Estatal por la Escuela Pública llama a una huelga general educativa el 9 de marzo

La Plataforma Estatal por la Escuela Pública, integrada por padres, profesores y estudiantes, ha propuesto la convocatoria de una huelga general, desde Infantil hasta la Universidad, en el sector educativo el próximo 9 de marzo, tras el acuerdo del Consejo de Ministros del viernes 13 por el que el Gobierno acudirá al Tribunal Constitucional para "intentar anular" el acuerdo del Congreso de los Diputados por el que se impulsa la paralización de la LOMCE. 

"Sólo puede desprenderse una conclusión, que el Gobierno actual considera que el poder legislativo debe estar supeditado al Ejecutivo y que la soberanía no reside en el pueblo sino que es propiedad exclusiva de dicho Gobierno, obviando deliberadamente lo que se establece en el artículo 1 de la Constitución Española", subraya esta plataforma en un comunicado, que como organización no llama a una la huelga general desde mayo de 2013, hace casi cuatro años.

Asimismo, denuncia que la subcomisión parlamentaria para sentar las bases de cara al Pacto de Estado Social y Político por la Educación aún no ha empezado sus trabajos, y a juicio de esta organización "su objetivo ya ha sido modificado", porque no trabajará para configurar una nueva ley "sino un documento sobre la estrategia 2020, que luego quizás sirva para una nueva ley, o no". 


"Semejante forma de proceder no puede quedar sin respuesta", aseveran estas organizaciones, que consideran que "la lucha debe seguir realizándose" en todos los niveles y por "todos los integrantes de la comunidad educativa" para lograr la derogación de la LOMCE, la reversión de los recortes, el incremento presupuestario para educación, un sistema de becas que garantice la igualdad de oportunidades y la eliminación de las "contrarreformas" universitarias y de las prácticas no remuneradas en Formación Profesional. 

También reclaman la recuperación de las plantillas docentes, la "dignificación" de las condiciones laborales del profesorado, el "freno a la privatización" del sistema educativo o la bajada de ratios de alumnos por aula. "En este escenario, el pacto educativo que dice querer alcanzar el Gobierno no es posible, porque dicho mensaje se demuestra falso de nuevo", apostilla.

La Plataforma Estatal por la Escuela Pública está integrada por la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), el Sindicato de Estudiantes, la Federación de Asociaciones de Estudiantes Progresistas, los Movimientos de Renovación Pedagógica (MPR), FE-CC.OO, FESP UGT, STES Intersindical y CGT. El comunicado lo firma también el Frente de Estudiantes, organización creada en 2016.